ORTODONCIA DIGITAL

La ortodoncia digital invisible está basada en unos alineadores transparentes y removibles que se fabrican a medida de cada paciente teniendo en cuenta los cambios que queremos realizar. Estos alineadores son diseñados por nuestra ortodoncista especialista en ortodoncia y certificada para poder realizar este tipo de tratamientos con resultados exitosos. Estos diseños se realizan a través de un software que permite ver el resultado final de tu sonrisa en 3D sin necesidad de haber empezado el tratamiento.

Cada alineador se lleva puesto en boca durante aproximadamente 1 ó 2 semanas (durante 22 horas al día) antes de ser remplazado nuevamente por el siguiente, y así hasta que los dientes se van moviendo gradualmente hasta la posición final planificada por nuestra ortodoncista. El tiempo del tratamiento dependerá de las necesidades específicas de cada paciente.

VENTAJAS

Los tratamientos con alienadores transparentes, además de ser prácticamente invisibles, presentan otras muchas ventajas:

Son extraíbles lo que le permitirá durante todo el tratamiento comer y beber todo lo que desee quitándoselo antes.

Favorecen el mantenimiento de una buena higiene oral

Revisiones más rápidas y flexibles

Disminuyen significativamente el número de urgencias durante el tratamiento, lo que favorece que el paciente que tengan que viajar de forma periódica durante el tratamiento puede hacerlo sin preocupación

El sistema de ortodoncia invisible le permite ver los resultados y el plan de tratamiento de forma virtual antes de comenzar para que pueda ver el aspecto que tendrán sus dientes al finalizar el tratamiento.

Todos los proveedores en la fabricación de los alineadores no son igual de fiables. En Suárez Rivaya Instituto Dental trabajamos con los pioneros en este sistema de ortodoncia.
Cuando un paciente acude por primera vez a nuestra consulta dental para un tratamiento de ortodoncia, realizamos un estudio previo, a través del cual se podrá determinar el tipo de alteración dentofacial que presenta el paciente y posteriormente determinar el tratamiento específico en cada caso.

Las pruebas diagnósticas necesarias para realizar el estudio inicial consisten en:

Examen clínico (facial, dental, gingival y articular)

Pruebas radiológicas: ortopantomografía, teleradiografía lateral y escáner CBCT.

Serie fotográfica

Escaneado con el escáner intraoral 3D

Estas pruebas diagnosticas, al igual que una correcta planificación y ejecución del caso son las claves para un correcto tratamiento de ortodoncia. En nuestra clínica dental de Avilés contamos con un ortodoncista con dedicación exclusiva y especializada mediante un máster o posgrado universitario de 4 años de duración.